ESPACIOS CULTURALES DE TENERIFE

REAL SOCIEDAD ECONÓMICA DE AMIGOS DEL PAÍS

Foto cedida por la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife.

 

La Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife nació en el seno de la ciudad de La Laguna el 15 de febrero de 1777, a mediados del reinado de Carlos III, en una de esas pocas épocas privilegiadas de nuestra Historia en las que el ansia por cambiar lo hasta entonces establecido, por alcanzar un horizonte distinto y darle un sentido racional a la existencia estaban en su mayor auge. Su fundación, en pleno apogeo del movimiento de la Ilustración en las Islas, constituyó una de las páginas más relevantes de los anales insulares de finales del Setecientos, siendo esta Entidad un verdadero «puente» entre las evoluciones iniciadas por la célebre Tertulia de Nava [conjunto de personalidades reunidas bajo similares inquietudes en beneficio de la isla] y la archiconocida Junta Suprema de Canarias [primer organismo de gobierno autónomo que tuvo el Archipiélago en su pasado reciente], ambas vinculadas a esta Sociedad por sus miembros, sus objetivos y sus recursos.

    De hecho, puede afirmarse que la historia de Tenerife no puede explicarse sin el papel jugado por esta Real Sociedad en aquellos intensos momentos de estertor del Antiguo Régimen, contribuyendo de manera decidida a través de sus gestiones para que esta isla alcanzase una grandeza hasta entonces impensada e impensable. Esta Entidad no solo luchó porque Tenerife contase con los mejores adelantos en los campos de la industria, la economía y el comercio, con innumerables actividades enfocadas a esos fines, sino que, en el campo de las instituciones, sus desvelos, cristalizados en el esfuerzo desplegado por muchos de sus miembros y de sus contactos en tierras peninsulares y en la propia Corte, posibilitaron que Tenerife consiguiera en apenas cincuenta años el establecimiento del mayor centro educativo insular -la Universidad de San Fernando-, la independencia religiosa respecto a Gran Canaria con la creación del Obispado Nivariense –con sede catedralicia en La Laguna- así como otros logros no menos interesantes como la conformación del Jardín Botánico portuense, la instauración del Real Consulado Marítimo-Terrestre o la implantación de la primera imprenta oficial en las Islas –tras sus primeros escarceos en Santa Cruz de Tenerife adscrita al ramo militar-. La Real Sociedad hizo esfuerzos ímprobos por la mejora de las condiciones políticas y arancelarias del Archipiélago, consiguiendo disposiciones que abrieron brecha para la llegada de mayores cambios, cristalizados con el tiempo en el

    Hoy, la RSEAPT, siguiendo la memoria de ese papel trascendental en las instituciones insulares contemporáneas, está presente en todos los debates sociales y culturales fomentando la creación de beneficiosas relaciones entre entidades, siendo sede de ponencias y exposiciones, o prestando colaboraciones de tipo patrimonial, teatral, musical o de toda índole, auspiciando un influjo a una labor cultural notable en la que juega un papel importantísimo el rico patrimonio histórico-artístico del que es depositaria.librecambismo y la posterior ley de puertos francos, buscando siempre la modernización de España y el fomento de su riqueza en todos los ámbitos. Era obvio que el espíritu que animaba la concepción de esta y de todas las Reales Sociedades Económicas de Amigos del País surgidas en multitud de rincones de la geografía española buscaba potenciar el desarrollo económico, científico y educativo de las diferentes regiones nacionales con el propósito firme de impulsar los intereses generales. A lo largo del siglo XIX prosiguió esa tendencia de intervenir en labores de asesoramiento, de consulta y de apoyo para todas esas manifestaciones que se consideraban de importancia capital para el progreso de la isla, extendiendo incluso su ámbito de actuación a Santa Cruz de Tenerife, donde existió por algunos decenios la Sociedad Económica de dicha ciudad –que sería a su vez germen del Gabinete Instructivo, sociedad que influiría notablemente en el desarrollo de aquella urbe-.

     En el transcurso del tiempo y en el desarrollo de sus procesos y actividades ha ido recibiendo donaciones, legados, depósitos y compras que han conformado un cuantioso material de diferente índole (histórico, científico, artístico, etnográfico y arqueológico), un rico legado de inestimable valor patrimonial acumulado a lo largo de más de dos siglos. Comenzando por la propia sede de la Real Sociedad Económica, radicada en la antigua casa de los Jesuitas, en el número 23 de la calle San Agustín de la ciudad de los Adelantados [edificio que data de 1733 y que perteneció originariamente a la Compañía de Jesús, que la ocupó hasta 1767], en su interior se custodia una interesante colección histórico-artística que engloba cuadros, testimonios gráficos, monedas, fotografías, postales, hasta llegar a su inestimable colección bibliográfica y documental, que se constituye, sin lugar a dudas, en su mayor tesoro. La biblioteca de la RSEAPT está conformada por aproximadamente 20.000 volúmenes, divididos en un fondo antiguo -con un núcleo representando la biblioteca de Nava o del marquesado de Villanueva del Prado, que conforma el grueso de dicho legado-; y un fondo moderno de temática y cronología variada, con un interés especial en las obras de temática exclusivamente canaria.

     La parte documental, compuesta por un conjunto notable de manuscritos de muy diversa tipología que aglutinan todas las temáticas de interés para cualquier investigador histórico que busque rastrear líneas de estudio en el pasado insular, la integran el propio fondo de la RSEAPT, con documentación generada por la Entidad desde su fundación a la actualidad, seguida muy de cerca por el incalculable fondo Rodríguez Moure (el más significativo desde el punto de vista cualitativo y cuantitativo), así como de diversos e interesantísimos legados personales.

                    Daniel García Pulido

                    Vocal de la sección de Archivo, Biblioteca y Patrimonio de la RSEAPT

http://www.rseapt.com