ESPACIOS CULTURALES DE GRAN CANARIA

MUSEO NÉSTOR

Foto cedida por el Museo Néstor.

 

En mi calidad de Director Gerente del Museo Néstor, nos es grato darles a conocer uno de los espacios museográficos más singulares de Canarias. Inaugurado en 1956, el Museo Néstor recoge el legado de Néstor Martín-Fernández de la Torre (Las Palmas de Gran Canaria, 1887-1938), único pintor canario en estar vinculado a las corrientes modernistas, simbolistas y Art Déco; a lo que habrá que añadir  el esfuerzo por crear una plástica autóctona, llegando a proponer modelos arquitectónicos, fruto de lo cual son El Pueblo Canario y El Parador de Tejeda, que alumbraron un estilo denominado “neocanario”, y que viene definido por el propio Néstor y su hermano, el arquitecto racionalista, Miguel Martín-Fernández de la Torre.

    Hablar de Néstor es recordar a las figuras de la Generación del 27. Amigo de Alberti, Pepín Bello, Federico García Lorca y Dalí, entre otros; mantuvo una estrecha relación con personajes del teatro y la danza. Lo que le convierte en uno de los escenógrafos españoles de mayor proyección internacional. Tal es así que, en 1915, lo vemos  diseñando los decorados para “El Amor Brujo” de Falla; en 1927, las escenografías y figurines para “Fandango de Candil”, obra de Gustavo Durán, estrenada por Antonia Mercé, “La Argentina”; a las que se irán añadiendo los bocetos para “El Loro”, de Pittaluga; “Triana”, de Albéniz; “Salomé”, de Strauss o el “Don Giovanni” de Mozart, para el Teatro Pigalle.

    Néstor, diseñador de moda y textiles, de orfebrería y mobiliario, introductor del turismo de calidad, soñaba con legar su patrimonio y en 1934 se trasladará, definitivamente, de París a Las Palmas de Gran Canaria, con la intención de crear lo que con el tiempo se convertiría en el actual Museo. Para tal fin diseña “El Pueblo Canario” en 1937, una plaza irregular, cerrada por varios edificios de ambientación típica, amparado por los magníficos jardines del “Parque de Doramas”. Desgraciadamente, Néstor falleció a la temprana edad de cincuenta y un años en 1938. No obstante, tanto el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, como su familia, y en especial su hermano Miguel, lucharon para que se hiciera realidad.

    Aquellos que se adentren entre sus salas comprenderán el lema que el artista acuñó: “Hagamos de toda nuestra vida una obra de arte”. Máxima que queda reflejada en el esotérico proyecto del “Poema del Atlántico” y en la sensualidad del “Poema de la Tierra”. Posiblemente, los lienzos más recordados de su producción plástica. Pero Néstor es más que un simple recorrido pictórico, es el sentimiento de lo isleño en lenguaje universal; son los grandes paneles del Casino de Tenerife o la exuberancia colorista del Teatro Pérez Galdós.

   El Museo Néstor cuenta con uno de los mejores y más antiguos departamentos pedagógicos del archipiélago. Labor que ha llevado con denodado esfuerzo su directora, Lilia Ojeda Socorro.

    En este corto deambular, les invitamos a conocer parte de un patrimonio que a veces damos de lado. Reflexión que nos lleva a creer que  no existe mayor peligro que el desconocimiento.

Fdo. Daniel Montesdeoca

Director Gerente.

www.laspalmasgc.es/mnestor