OPINIÓN

ARTÍCULO DE OPINIÓN

Canarias, 2020.

 

Las víctimas de la trata humana

 

En el marco contemporáneo de la globalización, el fenómeno de la trata de seres humanos, que tiene raíces profundas en la historia de la humanidad, constituye una de las formas de esclavitud del siglo XXI.

    Por trata de personas se entiende el proceso mediante el cual se somete y mantiene a un ser humano a una situación de explotación, con un beneficio económico. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) estima que, cada año, unas dos millones de personas son víctimas de trata, de las cuales el 80% son mujeres y niñas y, un 50%  menores de edad.

    El Consejo de Europa establece que “la trata de seres humanos constituye una violación de los derechos de la persona y un atentado contra la dignidad y la integridad del ser humano y, puede conducir a una situación de esclavitud para las víctimas”. Pero la trata de personas es también un delito que ocupa el tercer lugar, en la lista de crímenes transnacionales, situado después del tráfico de drogas y el de armas.

    La trata de seres humanos es un fenómeno multicausal, complejo y global. Con todo, se señalan como principales causas: económicas (desempleo, desigualdad social y crisis económica), la educación (límites de acceso a la enseñanza, abandono escolar y costos educativos), la violencia (social, política e intrafamiliar), la oferta, la demanda y la impunidad.

    Las tres últimas causas citadas nos han llamado poderosamente la atención, en tanto, las víctimas son introducidas sigilosamente por grupos organizados, en el comercio internacional, en contra de su voluntad, porque hay unos demandantes que solicitan de sus servicios. Además, las partes implicadas actúan ilegalmente, gozan de la impunidad de las autoridades y de la pasividad o del conformismo de una parte de la sociedad.

    Ante una situación de tal trascendencia, el marco jurídico internacional exige a los Estados que, a través de la justicia penal, den una respuesta eficaz a la trata, que ponga fin a la impunidad de los tratantes y haga justicia a las víctimas. Sobre esta cuestión jurídico-política, la abogada y escritora Mariblanca Staff Wilson manifiesta: “Tenemos que seguir promoviendo una cultura de rechazo social hacia el problema; estableciendo políticas específicas en el área de la prevención y creando legislaciones eficaces y ejemplares que eviten la impunidad”.  

    La trata de seres humanos se manifiesta de múltiples formas: explotación sexual de personas adultas y de menores de edad; trabajos forzadosexplotación laboral en fábricas, granjas o domicilios particulares; los niños soldados y soldados cautivos; el matrimonio forzadotrata con fines de reproducción o la extracción de órganos; la mendicidad; la servidumbre por deuda o las prácticas forzadas en actos religiosos y culturales. Sin duda, unos actos condenables y propios de la esclavitud.

     El trabajo forzado se refiere a cualquier labor o servicio que se le exige a una persona de forma involuntaria, bajo amenaza de cualquier castigo. Esta modalidad de trata se concentra en: fábricas (la industria textil de China, India o Bangladesh son ejemplos representativos de ello), ladrilleras (como el trabajo infantil y de adolescentes en hornos de ladrillos, en el municipio de Las Heras, en Argentina), minas (las explotaciones mineras de oro, tanto de la región peruana de Madre de Dios como la de Masumbiri, en el norte de Sierra Leona, ejemplifican la situación en África y América), trabajos agrícolas (situación que sufren muchos agricultores de Asia Meridional, los indígenas de América o los trabajadores migrantes, en situación irregular, en zonas de Europa, como en el Mediterráneo español), trabajo en altamar (como los pescadores esclavos de Birmania que son llevados a Indonesia, a través de Tailandia, y obligados a pescar) y en el servicio doméstico (el tráfico de mujeres empleadas de hogar cubre una dimensión territorial amplia. El perfil de las mismas viene condicionado por su situación de precariedad económica o de tradición sociocultural. Entre éstas figuran: las filipinas, en Arabia Saudí; las kamalaris, en Nepal o las latinoamericanas, en España).

    El mayor porcentaje de personas en situación de explotación laboral se concentra en Asia y el Pacífico. Pese a que su abolición representa un objetivo para casi todos los países del mundo, algunos Estados continúan imponiéndolo con fines económicos, políticos o de otro tipo. En algunos países en desarrollo, el trabajo forzado está vinculado a la pobreza, la violencia y la discriminación.

   La explotación sexual, tanto de personas adultas como de menores de edad, adopta distintas variantes: la prostitución forzada, la pedofilia, los matrimonios serviles, el turismo sexual o la pornografía infantil, entre otros. Según datos aportados por la ONU, en todo el mundo, la mitad de las víctimas son mujeres adultas (49 %), mientras que las niñas suponen el 23 % del total. Los hombres representan el 21 % y los niños, el 7 %.

    Las mujeres también son víctima de trata con fines de reproducción. Se entiende por ésta cualquier práctica en la que una fémina, sin el derecho de renunciar, es prometida o entregada en matrimonio, obligada o persuadida a embarazos forzados, a “alquilar sus vientres” o a vender sus óvulos, a cambio de una compensación económica o en especie para sí misma, para su familia, tutores o a cualquier otra persona.

    Según UNICEF, se calcula que actualmente hay unos300.000 niños y niñas soldado en los conflictos armados en todo el mundo; convirtiéndose en combatientes involuntarios de grupos armados al margen de la ley. Muchos de estos menores están directamente en la primera línea de combatey otros son obligados a ejercer como: cocineros, mensajeros, esclavas sexuales, para realizar ataques suicidas, etc.

    Las secuelas físicas y/o los traumas psicológicos y emocionales que padecen las víctimas de trata son difícilmente superables. Más sangrante aún, es el caso de los menores de edad que sufren actos de violencia terribles (mutilados, desnutridos, violados…). El escenario dantesco, que se nos muestra, es el de generaciones de niños con un presente injustamente truncado y un futuro incierto.

    Diversas instituciones públicas y privadas, competentes en materia de trata humana, subrayan la cooperación internacional como uno de los mecanismos para su erradicación. No obstante, el distanciamiento entre los planteamientos ideológicos de los Estados totalitarios o autoritarios y los democráticos, la corrupción gubernamental, el asentamiento milenario de doctrinas religiosas, la incultura, las formas de vida patriarcales y ancestrales, la desigualdad social, entre otros, tienen un hondo calado en determinadas sociedades; con comportamientos estancos y atemporales. Unos hechos anacrónicos que, a escala planetaria, ponen veto a la abolición de la trata humana.

    La crudeza de las distintas realidades expuestas requieren un pacto de los Estados y de la ciudadanía. Desde esta óptica, finalizo este artículo de opinión con los postulados de la ex defensora del pueblo, Soledad Becerril: “Prevenir y luchar contra la trata significa construir una sociedad que no tolere la explotación, y que se inspire en la idea de la justicia social. Cada gobierno agente social, cada persona individual tiene un papel que desempeñar en esta lucha”.

Fuentes consultadas:

Este Artículo de Opinión aborda el estado de la cuestión de forma somera y general. No obstante, dada la magnitud del fenómeno de la trata de seres humanos, este tema se tratará, nuevamente, en próximas ediciones.

https://www.ohchr.org/Documents/Publications/FS36_sp.pdf

https://www.defensordelpueblo.es/wp-content/uploads/2015/05/2012-09-Trata-de-seres-humanos-en-Espa%C3%B1a-v%C3%ADctimas-invisibles-ESP.PDF

http://www.uasb.edu.ec/UserFiles/369/File/PDF/CentrodeReferencia/Temasdeanalisis2/violenciasyderechoshumanos/staff.pdf

https://news.un.org/es/story/2019/01/1449042

https://www.unicef.es/ninos-soldado

http://www.uasb.edu.ec/UserFiles/369/File/PDF/CentrodeReferencia/Temasdeanalisis2/violenciasyderechoshumanos/staff.pdf

https://plan-international.es/las-cifras-del-matrimonio-infantil-en-el-mundo

.https://solidaridad.net/la-lucha-de-las-empleadas-de-hogar-en-asia-v-ctimas-de-la-esclavitud-del-siglo-xxi-8350/

Número de Asiento Registral: 00/  2015 / 5420

Prohibida la reproducción de este Artículo de Opinión por cualquier medio.

error: Content is protected !!