OPINIÓN

ARTÍCULO DE OPINIÓN

 Canarias, 2015.

El drama humano de la migración hacia Europa

    El vigente proceso migratorio en Europa occidental precisa de un análisis desde distintos ángulos: social, económico, político, jurídico… que lleva inherente cuestiones tales como: fronteras, integración, exclusión, tráfico de seres humanos, etc.

    Desde una perspectiva social, debemos considerar el fenómeno migratorio como un asunto primordialmente humanitario.

    En el siglo XXI, la oleada de conflictos en Oriente Próximo y la presión demográfica junto a la desigualdad económica en África han impulsado el flujo masivo de los migrantes hacia Europa. El número de “inmigrantes irregulares” que han cruzado las fronteras entre Macedonia y Serbia o han arribado a las costas italianas y griegas para salir por Hungría o Francia en su mayoría con destino a Alemania o Reino Unido, han alcanzado cifras históricas; el mayor drama humano de personas desplazadas desde la Segunda Guerra Mundial.

    Desde enero hasta agosto de 2015, se estima que 350.000 migrantes han llegado a Europa, arribando en el Mediterráneo 237.000, de los que 2.030 han perdido la vida. Grecia e Italia se han convertido en los principales países receptores. Los inmigrantes proceden principalmente de: Siria, Libia, Afganistán, Pakistán, Iraq, Libia, Eritrea, Albania y África Subsahariana.

    Los líderes europeos como la canciller alemana Ángela Merkel, el presidente francés Francois Hollande, el primer ministro de Reino Unido David Cameron y los presidentes italiano Sergio Mattarella y el español Mariano Rajoy han centrado su actuación política en materia migratoria en crear un sistema europeo unificado de derecho de asilo que restrinja los criterios de entrada.

    Estos mandatarios no pueden obviar algunos de los acontecimientos de los que sus naciones fueron partícipes en siglos pasados. Precisamente, Europa, en el siglo XV, precedió la Exploración y Migración Colonial. Desde aquella época hasta el siglo XX, en el proceso de colonización han intervenido potencias como España, Portugal, Gran Bretaña, Francia, Alemania… Un porcentaje importante de la población europea migró a las Américas, luego a Asia y África. También los flujos migratorios dentro del continente europeo han sido una constante a lo largo de la historia, como ocurrió, por ejemplo, durante la Guerra Civil Española o las dos Guerras Mundiales.

    Europa ha demostrado una gran inoperatividad porque las políticas de control de fronteras y extranjería han fracasado y no han evitado las muertes ni el éxodo masivo de inmigrantes. Algunas de las medidas adoptadas por la UE no satisfacen a las asociaciones de inmigrantes, refugiados y derechos humanos. Amnistía Internacional, Médicos Sin Fronteras, Cruz Roja, Migrant Offshore Ais Station, entre otras ONG, intervienen en las operaciones humanitarias.

    En el plano jurídico, el Derecho internacional y europeo en materia de derechos humanos impone a los Estados miembros de la Unión Europea la obligación de garantizar tales derechos a todas las personas – inclusive los inmigrantes irregulares- en su jurisdicción. http://fra.europa.eu/sites/default/files/fra_uploads/1848-FRA-Factsheet_FRIM_ES_BAT.pdf

    El asilo es un derecho fundamental y su concesión una obligación internacional, con arreglo a la Convención de Ginebra de 1951, sobre el Estatuto de los Refugiados.

    Hasta el momento, Europa ha demostrado una gran incapacidad para acoger a los demandantes de asilo. El pasado mes de junio, los miembros de la UE rechazaron la propuesta del presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, de fijar unas cuotas para la acogida de refugiados e inmigrantes.

En 1984, 26 países firmaron el acuerdo de Schengen: http://www.interior.gob.es/web/servicios-al-ciudadano/extranjeria/acuerdo-de-schengen

    En la política comunitaria, debería imperar la reubicación de personas con necesidad de protección internacional. El Alto Comisionado de la ONU para los refugiados (ACNUR) se asegura de que los Estados estén al tanto de sus obligaciones para con los refugiados y solicitantes de asilo y acaten dichas obligaciones. La Organización Internacional para las Migraciones (OMI) es la principal organización intergubernamental en el ámbito de la migración.

    Los estados miembros han dirigido sus esfuerzos financiero y económico a blindar sus fronteras, con la imposición de barreras físicas (vallas y alambres de púas en Ceuta, Melilla, Hungría y Francia, la construcción de un muro de 150 km. de longitud en Bulgaria; la utilización de gases lacrimógenos por las fuerzas de seguridad en Macedonia, 120 agentes para reforzar la seguridad en el Eurotúnel que une Francia con el Reino Unido) así como al control de sus fronteras marítimas y el rescate a las víctimas de los naufragios, a través de la Agencia Europea para la gestión de la cooperación operativa en las fronteras exteriores de los Estados miembros (Frontex), que ha coordinado la Operación Tritón, o la también Operación Mare Nostrum, impulsada por el gobierno italiano. No obstante, ha faltado cooperación intraestatal y apoyo logístico oficial.

    Las imágenes emitidas por los medios de comunicación han agitado la conciencia de la sociedad civil europea y su reacción inmediata, con muestras de solidaridad para acoger a los refugiados de guerra, ante la falta de celeridad en la toma de decisiones de los Estados miembros; unas instituciones democráticas que deben velar por los derechos humanos y abanderar el Estado de Derecho.

    Un maremágnum, fundamentalmente de sirios, se halla en Europa porque se han visto abocados a salir de su país de origen a causa de la guerra sufriendo las consecuencias que ésta conlleva: la desesperación, los peligrosos viajes, el tráfico humano de las mafias, la pérdida de su patrimonio o de sus seres queridos… con la única meta de alcanzar una vida digna; un derecho inalienable al ser humano y que a muchos se lo han truncado.

    En el nuevo orden mundial de la globalización convendría que los Estados se plantearan arbitrar medidas internacionales conjuntas para resolver cuestiones tales como los conflictos bélicos, la deuda externa de los países subdesarrollados, el terrorismo y la defensa de los derechos humanos.

Número de Asiento Registral: 00/  2015 / 5420

Prohibida la reproducción de este Artículo de Opinión por cualquier medio.

error: Content is protected !!